• La Palma

13 consejos -no profesionales- y acertados para criar a hijos felices!



Siempre hemos escuchado a profesionales del área de pedagogía decir que el hogar es la primera escuela de los niños, ¡Cuanta razón tienen!

En el hogar los niños deben aprender a lidiar de manera efectiva con las diversas situaciones que se les presentarán en cada etapa de su vida. Esa formación debe hacerlos seres humanos con la suficiente inteligencia emocional para descubrir incluso cómo tratar con cada clase de personas sin que esto les afecte en lo absoluto personalmente.

¿Ya ves la importancia?

Es fundamental que ayudes a tus pequeños a desarrollar estas importantísimas cualidades para su bienestar.

Hoy queremos compartirte este maravilloso tesoro!

Es una lista de consejos que han brindado de regalo para el mundo los maestros de los sistemas educativos más exitosos y funcionales a nivel mundial, como los de Finlandia y Holanda. Son 13 consejos y sabemos que si los aprovechas por el bien de tu hijo harás un trabajo del cual sentirás orgullo y tus pequeños también cuando puedan entender la importancia de todo lo que estás haciendo por ellos en este momento.


1. Tú debes ser feliz para transmitirlo a tus hijos

Si pretendes que tus hijos vean la vida con los ojos de la esperanza, la fe y la paz que da la felicidad, tú debes ser feliz. No hablo sólo de sonreír, sino de descubrir cada día un motivo por el cual agradecer, levantarse, seguir luchando por lo que queremos y disfrutando hasta de las cosas más sencillas que poseemos.

2. Debes enseñarle que tu amor no depende de lo que haga bien o mal

Hay que corregirlos firmemente pero, nunca decirles que los vamos a dejar de amar si cometen una mala acción. Eso solamente creará en tus hijos una mentalidad de culpa constante y de abandono cada vez que fallen y no les ayudará a lidiar de manera efectiva con sus errores y fracasos.


3. Enséñale a estar orgulloso de sí mismo y sus virtudes

Que no se enfoque tanto en lo que no puede alcanzar; dirige su mente hacia sus virtudes individuales, enséñale que así como no puede lograr lo que otros lograron, mucha gente tampoco puede hacer cosas que él o ella hacen.


4. Que se den el lujo de equivocarse

Cuando participas demasiado en las tareas de tu hijo opinando y ayudando para que no lo haga mal, aunque no sea tu propósito, estás interviniendo en su desarrollo como individuo capaz de resolver sus propios conflictos y de lidiar con las consecuencias de sus errores. Debes dejar que cometan errores y que busquen la manera de solucionarlos y corregirlos por sí mismos.

5. Muéstrales que deben expresar sus emociones

Deben comunicar sus necesidades emocionales y afectivas que tengan sin hacer daño a otros.

6. Deja que disfruten jugando

Uno de los derechos universales del niño. Ellos necesitan tiempo para soñar, imaginar, crecer, conocerse y compartir.


7. Ponle límites e incentívalos a cooperar en casa

Aunque se enfaden con las reglas muchas veces, debemos enseñarlos a cooperar en todas las formas que se pueda y que les correspondan a él o ella.


8. Motiva a que se esfuercen

Ayúdalos con sus quehaceres escolares pero no se los hagas. No siempre estarás ahí para hacerlo y el día que no puedas hacerlo por ellos, se sentirán demasiado inútiles y esto no es bueno para ellos.


9. Enséñales a ser agradecidos

La gente agradecida siempre está feliz, porque entiende que es muy afortunado por todo lo que puede disfrutar.


10. Ser empáticos y respetuosos

Cuando promueves el respeto y la empatía hacia los demás en tus hijos, estás forjando personalidades capaces de ver y aceptar diferentes puntos de vista y de ejecutar acciones pensando de manera noble, en no hacerle daño a nadie al tomar sus decisiones.


11. Nútrelo de forma saludable, que siempre se sienta bien y con energía

Aunque no lo reconozcamos, la alimentación es un factor fundamental del estado anímico. Promueve en tus hijos una alimentación sana basada en frutas y vegetales, de esta manera ayudarás no sólo con el enfoque del aprendizaje, sino el enfoque desde el punto de vista físico.


12. Fomenta un ambiente sano, libre de conflictos, discusiones y estrés

Podemos ayudarlos a ser comprensivos en vez de tóxicos y dañinos. Escúchalo siempre con calma, respeto y atención y te aseguramos que hará lo mismo por ti.


13. Enséñales a ser auténticos

Un niño al que se le motiva a opinar con respeto y que sus pensamientos y palabras son valiosas se convertirá en un adulto auténtico, que disfrutará su vida al máximo aceptándose como es.

¿Te han servido estos consejos? ¿Ya eras feliz desde niño? ¿Crees que nos faltó alguno?


¡Cuéntanos en los comentarios!



7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo